LA INOCENTE GÉNESIS

febrero 25, 2015

bsliderp_fn

El 25 de mayo del 2011 iba a ser un día negro para la joven de 19 años Joice Génesis Martínez Villeda.
En ese entonces Génesis tiene una hija de un año de edad, Joice Valeria Yubanelli Rangel Martínez, quien ni caminaba ni hablaba. Se señala esto porque será otra de las pruebas irrefutables de la inocencia de Génesis.
Hacía septiembre del 2010, Génesis comienza una relación con el joven Elías San Vicente Gutiérrez, relación que apenas iba a durar dos meses y que iba a llevar al mismísimo infierno a Génesis.
Durante el corto tiempo de la relación el joven parece una persona de buenos modales y correcto, así se acercaba a doña María de la Cruz Villeda, madre de Génesis, para solicitarle el permiso de salir con su hija. Según comentabas a las mujeres trabajaba de guardia de seguridad. Los fines de semana era normal que no saliese con Génesis, su disculpa para ausentarse era que tenía que trasladar camiones al norte del país, como a Tijuana, lo cual creían las mujeres.
El 20 0 21 de noviembre Génesis comienza a preocuparse cuando su novio no responde a las llamadas telefónicas que le hace. Un día después la joven sabrá el motivo por lo cual Elías no contestaba sus llamadas cuando llega un amigo de ella con un periódico en la mano para darle la noticia. ahí está Elías en una foto junto a otros sujetos, han sido detenidos y acusados de secuestro.
Según la noticia, la policía descubre una casa de seguridad donde hay una persona secuestrada. En el lugar se halla uno de los secuestradores, posteriormente llegará Elías quien de igual manera se encarga de custodiar al secuestrado y así va cayendo la supuesta banda de seis integrantes.
Fácil es imaginar la tremenda sorpresa que se llevan las dos mujeres, más tras la sorpresa llega la calma. Génesis, sin tener nada que ver, sigue con su vida normal. Trabaja en una gasolinera de despachadora,cubre tres turnos, los cuales va cambiando cada semana: Uno de día, otro a la tarde y otro de noche.
Pasan seis meses sin que la joven haya tenido el más mínimo problema, lo que ignora es que su nombre ya está en manos de la policía, pues uno de los detenidos ha mencionado nombres de novias de sus compañeros y la policía tiene que detener más gente, al parecer para que la banda sea más amplia y así se luzcan más y sea reconocido en mayor medida su trabajo sin importar cuanto inocente se lleven entre las patas.
Son las 2.30 de la tarde de ese miércoles 25 de mayo. Génesis llega frente a su casa en una moto conducida por un amigo. Se baja de ella y el amigo arranca. En ese momento se acerca un automóvil y sin más, como si se tratase de un secuestro la suben al carro.
La trasladan a la Policía especializada en secuestros y desde el momento de su llegada es torturada, quedándole en el cuello marcas que le llegan a parte del cuero cabelludo como muestra de esas torturas.
Las torturas duran horas, horas que a Génesis se le hacen eternas. Sus torturadores quieren que la joven se declare culpable en grado de complicidad de dos secuestros, uno de una mujer de nombre Isabel Mijangos y del de un hombre llamado Luis Sotelo.
Génesis en todo momento niega conocer a dichas personas, más la policía le insiste en que ella tenía que saber a lo que se dedicaba su novio y por lo tanto era su cómplice. Una y otra vez ella insiste en que su novio nunca le mencionó que se dedicase a actividades ilícitas.
Tras muchas horas de sufrimiento y siguiendo el real protocolo que se usa en estos casos en los que se quiere incriminar a alguien en un delito, la policía le da una declaración para que la firme. Cansada ya de tanto maltrato, la joven firma lo que le dan sin saber lo que está firmando, algo por demás natural cuando alguien padece torturas.
Prácticamente desde el momento de su detención en la calle, su señora madre se entera de lo que piensa es un secuestro, pues un conocido de la familia se percata del momento en el que Génesis es subida a un carro particular y de inmediato la avisa. Desde ese momento comienza su peregrinar para conocer el paradero de su hija, llama entre otros a Locatel y tras muchas vueltas y llamadas consigue saber a dónde ha sido trasladada su hija. El lugar está por Azcapotzalco y más que un centro de la policía parece una bodega. Al fin consigue ver a su hija y de inmediato se da cuenta de las marcas que le ha dejado la tortura.
Siguiendo con su peregrinar da con un fiscal de apellido Zepeda, quien trata muy mal a la señora y ésta responde a las agresiones verbales del señor.
Los secuestrados declaran que escuchaban voces de una mujer durante su cautiverio. Escucharon como alguien llamaba Mayra a una persona y consiguieron ver en alguna ocasión que ésta llevaba un tatuaje en la cintura, Además una niña corría por la casa y hablaba.
Génesis, obviamente, no se llama Mayra ni tiene ningún tatuaje y la niña que corría por la casa y hablaba no podía ser su hija, pues como se menciona, era muy pequeña y ni caminaba ni hablaba, pruebas que son presentadas en el proceso.
La ponen tras un vidrio para ser reconocida, pero sólo está ella y no puede ver a las demás personas. Ni la mujer ni el hombre la reconocen. Posteriormente el señor Sotelo dirá que era ella la mujer que estaba en la casa haciendo diversas labores, pero posteriormente, en otra declaración niega reconocerla y lo que es más vergonzoso, señala que la policía le pidió que la acusara.
Génesis fue detenida sin que le presentaran una orden de detención, le pusieron un abogado de oficio que como suele suceder en estos casos, en lugar de defendedla la aconsejó que se declarase culpable. El proceso está lleno de anormalidades, incluso los inmiscuidos no se presentan a varios careos.
Su delito fue andar dos meses con un joven quien posiblemente, o eso dice la policía, se dedicaba al secuestro. Un tiempo muy corto como para que alguien confiese a la joven que le gusta que es un delincuente y se dedica a secuestrar personas.
De todos los detenidos sólo dos jóvenes se declararon culpables y fue el más joven de todos quien nombró a Génesis como novia de uno de sus cómplices.
En un principio el fiscal Zepeda la declaró inocente y fue puesta en libertad, pero al salir a la calle volvió a ser detenida y trasladad a Santa Marta Acatitla. Siguió el proceso y fue sentenciada por secuestro agravado diversos (dos), a…106 años. Al final y tras apelaciones, quedará en firme la sentencia de 50 años. 50 años de prisión para una inocente.
En Santa Marta, Genesis encuentra el apoyo de su señora madre, quien ya ha perdido todos sus ahorros en buscar justicia para su hija, como sucede en estos casos, varios abogados se han aprovechado de la desgracia ajena, sin embargo sigue esperanzada en poder encontrar alguien honrado que en verdad ayude a su hija, una bella joven que puede pudrirse en una prisión por el simple hecho de haber conocido a un delincuente.

Anuncios

MADRE MALDITA

octubre 17, 2014

prostituia a hija

Si a cualquiera le dicen que a una persona la han sentenciado a 47 años de cárcel de seguro lo primero que se piensa es que ha matado a alguien, pero no, hay sentencias con ésta cantidad de años que nada tiene que ver con homicidios sino con sexo. Por increíble que parezca hay delitos sexuales más castigados que crímenes verdaderamente bárbaros, como aquel que secuestra, viola y descuartiza a una niña de 6 años y le dan 20 años de sentencia, pero conozcamos esta historia de verdadera injusticia además de absurda.
A 47 años fue condenada María Virginia Ramírez García acusada de trata de blancas y corrupción de menores.
Virginia tiene cinco hijos, de los cuales tres participan en esta tenebrosa historia. Un menor de 14 años, Danahi, la principal protagonista y quien en ese entonces está por cumplir los 16 años y otra hija veinteañera casada y embarazada.
Virginia, una mujer madura, confiesa en esta entrevista haber sido adicta a cierta droga, sin embargo dejó el vicio además de que para conseguirlo nunca tuvo que delinquir.
La mujer es humilde y trabajadora, la familia vive en una habitación de hotel en la colonia Guerrero del DF. Apiñados en esa habitación Virginia trata de sacar a sus hijos adelante, para ello, además de trabajar en el hotel se da tiempo para ir a lavar ropa ajena, pero está la oveja negra de la familia y ésta es Danahí.
La joven es detenida varias veces y trasladada a la agencia del menor. Sus acusaciones van de robo a casa habitación a celulares, además de ser fárdera, estás son las mujeres que se meten en las grandes tiendas a robar mercancía y por supuesto, cae en el vicio de la droga, siendo adicta a los solventes. Danahí es el grave problema de esta madre trabajadora quien se ve una y otra vez envuelta en los problemas de la hija.
Dnahí se junta con un muchacho y comienza a hacer su vida, Existiendo un acta de concubinato que así lo confirma y que Virginia está dispuesta a mostrar a quien se lo solicite, pues se halla en su poder.Este concubinato de hecho, debería eximir de toda responsabilidad a Virginia sobre lo que haga su hija.
Son ya más de las doce de la noche, comienza un nuevo día,el 12 de octubre del 2012, cuando dos hombres tocan a la puerta de la habitación que ocupa Virginia y su familia, la dicen que son policías y si los puede acompañar un momento; la mujer de inmediato piensa que su hija ya se ha metido en otro problema más. Sale a la calle con los dos agentes y de repente la esposan para subirla de inmediato a un carro. Virginia se lleva una gran sorpresa y protesta ante tal actitud, pues ella no he hecho nada para que la esposen. Comienza su calvario.
La presentan ante el ministerio público y con total asombro la mencionan los cargos, estos son corrupción de menores y trata de Blancas.
Su hija fue detenida junto a un taxista en la calle Pedro Moreno de la colonia Guerrero y éste será acusado de cómplice de Virgínia.
Los periódicos de la ciudad se harán eco de la noticia proporcionada por la policía.
Según estas noticias Virgínia es detenida en la calle cuando entregaba a su hija a un cliente y junto a ella se encontraba su cómplice que no era otro más que el taxista, también corrompía a su pequeño hijo, a quien mandaba a comprar droga para ella y a buscar clientes para su hermana.Así mismo las noticias cuentan que el detenido era el encargado del hotel, siendo de igual manera falso, como estamos viendo.
La versión que nos cuenta Virgínia, digna de todo crédito, es otra.
La detención se efectúa en el hotel como ya se menciona y la encargada, que no encargado, testifica que la puerta del hotel la cierra a las doce de la noche y ya no deja pasar a nadie, pero esa noche dejó pasar a los dos policías pensando que llevaban algún encargo para Virginia y sin sospechar que eran policías. La mujer quedó en total libertad y nunca fue detenida.
La propia Danahí declarará que ella hizo la parada a un taxi y de nada conocía al taxista ni su madre tiene nada que ver con lo que la acusan, sin embargo la obligan a declarar contra su madre.
Virginia padece malos tratos para que confiese dedicarse a la trata de blanca y prostituir a su hija, más en todo momento se declara inocente.
A la otra hija la golpean para que declare que sabía a lo que se dedicaba su madre y la pasean por varios hoteles para que identifique a dónde llevaba su hermana a los clientes, e igualmente es golpeada, más en todo momento, la embarazada mujer, niega lo que pretenden que declare, esto la lleva a tener un parto prematuro y complicado.
Virginia es enviada a Santa Marta Acatitla mientras Danahí y su hermano quedan bajo custodia en la casa del menor.
Danahi se fugará de la casa hogar y va a refugiarse con su abuelo materno, éste la entrega a las llamadas autoridades y la devuelven a la casa hogar. Una vez más volverá a fugarse, esta vez tan sólo hará una llamada telefónica a su abuelo para decir que está bien pero ya no va a volver a ver a nadie hasta que cumpla los 18 años, entonces hablará.
La desaparición de Danahí es denunciada a la organización que se dedica a buscar menores desaparecidos CAPEA, ésta publicará una foto de Danahí pero no corresponde a ella.
Al niño ya le han permitido ver a su madre.
Virginia es visitada por su padre y su madrastra, quien la llena de atenciones, así mismo la visita su propia madre.
-Por qué crees que te culpan de esto -le pregunto.
-No lo sé, supongo que no tienen a quien detener de los que en verdad cometen estos delitos y agarran al primero que se les presenta.
Algo que de sobra sé que es cierto, he conocido en prisión muchos casos así.
Cuenta que detuvieron a dos jóvenes muchachas que conocían a Danahí, una, tras presión, dijo que sí conocía a la mamá de Danahí, posteriormente confesaría que no era cierto, la otra en todo momento manifestó no conocerla, al parecer, ambas muchachas se dedicaban a la prostitución siendo menores de edad.
Para su defensa, siendo Virginia una mujer de bajos recursos, la asignaron una abogada de oficio, quien no tubo mejor idea que decirle a Virginia que lo mejor era que se declara culpable, lo que nunca hizo con justa razón. Así actúan los abogados de oficio.
Algo que me comentó y lo sé no sólo por otros casos sino hasta por el mio propio, es que le dieron una declaración para que la firmara y en la cual se declara culpable. Así se actúa para fabricar culpables.
Terminamos la entrevista, comienzo la de la custodia publicada y cuando termino veo comida en la mesa, se la ha traído la madre de Virginia. Me invita a unos tacos, son unas deliciosas carnitas.
No tengo duda que esta mujer es inocente y que dejará su vida en la cárcel si alguien, con verdadero sentido de justicia, no hace algo por ella. Una verdadera pena, algo indignante, que esto puedo suceder.
¿Hasta cuando gente buena e inocente dejaran de sufrir el tremendo martirio de perder la libertad para que las llamadas autoridades digan o muestren que cumplen con su trabajo?
No tengo duda que cualquier buen abogado la hubiese sacado libre, pero así es, el pobre ni tiene medio para defenderse de falsas acusaciones.

ROBO A BLINDADO

septiembre 25, 2014

valores

A nadie extraña que se robe el dinero a una camioneta de valores en donde incluso en muchas ocasiones llega a haber muertos, pero robarse la camioneta con el dinero y custodia dentro ya sobresale de lo normal.
Aquel 21 de diciembre del 2012 comenzó para Beatriz Cobarrubias Hernández, de 45 años de edad, como otro día cualquiera, la rutina de siete años la hacía acudir a su trabajo con toda tranquilidad a pesar de ser consciente del riesgo que corría, pues su profesión era de alta peligrosidad.
A las seis de la mañana del mencionado día, una camioneta blindada de valores partía de su base con un cargamento de doce millones de pesos. En su interior viajaban el conductor, dos custodios y la cajera.
Eran sobre las diez de la mañana cuando la camioneta llegaba a una tienda de la importante cadena Soriana, ubicada sobre Río consulado en el DF.
Para entonces habían repartido en diversos cajeros unos cuatro millones de pesos. Todo marchaba normal, nada podía hacer sospechar a Beatriz que en unos momentos iba a cambiar su vida por completo.
En el estacionamiento de Soriana se estaciona la camioneta de valores, los dos custodios se disponen a realizar el acostumbrado movimiento de dinero pero hay una falla en el cajero de la tienda por lo que ambos custodios con el operador se dirigen hacía éste para tratar de arreglar la falla. En la camioneta se queda Beatriz junto a la caja.
Tan sólo pasan unos pocos minutos cuando la mujer ve a dos tipos sin uniforme y a cara descubierta entrar por el lado del volante a la camioneta. Una mampara divide los compartimentos del chofer con el de la cajera. Rápido uno de los individuos rompe un vidrio o tronera, como le llaman en el argot y disparan tres tiros hacia donde está Beatriz, lo que hace que ésta aterrorizada se eche hacía un lado por puro instinto conservador.
Uno de los tipos toma el volante y arranca la camioneta para parar calles adelante. En este tiempo han sacado el dinero y se apoderan de la escopeta que Beatriz trata de ocultar bajo su pierna y que piensa utilizar en cuanto tenga posibilidad pero se la quitan y la arrojan lejos de su alcance. Dos carros con varias personas, que la mujer calcula en unos siete u ocho, están listos para recoger a los dos compañeros que han realizado la audaz acción y ya con ellos en los autos emprenden la huida.
Beatriz alcanza a ver la numeración de la matrícula de uno de los carros, llamando de inmediato a la base para dar los datos correspondientes.
En el lugar que aparece la camioneta se arma un alboroto entre policías del DF y custodios de valores, se dice que incluso llegan a cortar cartucho, pero al final no pasa a mayores y los cuatro de la camioneta junto con ésta son trasladados al ministerio público.
El robo asciende a 8 millones de pesos y comienza el infierno para Beatriz.
Y nos encontramos una vez más ante una falta total de profesionalismo por parte policíaca y con una inocente en prisión.
Las conclusiones de la policía son simples, como siempre, a falta de dar con los delincuentes se fabrican otros y así Beatriz y los otros pasan a ser parte de la banda y por lo tanto enviados a prisión.
Beatriz va a Santa Martha. En los careos que tiene un “astuto” policía la dice que en un vídeo de Soriana se aprecia como se ladea para un costado, esto para dejar paso al delincuente, ella responde que se echa de lado porque la están disparando, lo cual es más que lógico.
Se la acusa de no haber respetado el protocolo, esto es prender luces de seguridad, cortar la corriente y luces de adentro, todo lo cual se encuentra en lo alto, por lo que la mujer responde que con un tipo apuntándola y habiendo ya disparado tres tiros no se acordó de nada, sin embargo y curiosamente, cuando pasa las placas de uno de los coches el operador de la central no las toma, cuando se las vuelven a preguntar ella ya no se acuerda y recrimina no las hayan apuntado al momento para radiarlas.
En otra falla al protocolo el chofer de la unidad se deja las llaves puestas, Beatriz a esto dice que siempre se actúa así y es que la puerta se cierra y sólo desde adentro ella la puede abrir con una palanca.
Se carea con el jefe de seguridad y a éste le dice que él no vivió lo de ella. Éste la responde que cuando aceptó este trabajo ya sabía a lo que se arriesgaba.Como que es un poco absurdo convertir a un trabajador en héroe por haber aceptado un trabajo. Si todo el que acepta un trabajo de estos tuviese que jugarse la vida a nadie le daría tal trabajo hasta que demostrase con hechos que iba a hacer todo lo posible y hasta lo imposible, por evitar un delito, de tal suerte que nadie trabajaría en esto, sin embargo podemos ver a Beatriz y a pesar del terror que tiene que ser recibir tres tiros en un pequeño espacio y sin saber si van a acabar contigo, como trata de esconder la escopeta para dispararla y su sangre fría para todavía asomar la cabeza e ir dando la numeración de las placas.
Y mientras ella es sentenciada a doce años de prisión por hacer lo más fácil, implicar a alguien en un delito sin mayor investigación, de los verdadero delincuentes que se llevaron el dinero ni rastro.
Y vienen las siguientes fundadas sospechas que dejo a criterio del lector.
Una persona del estacionamiento vio como un individuo abría la puerta con un extraño hierro y estaba dispuesto a declarara las características de los dos individuos, nunca le tomaron declaración ni hicieron retratos hablados.
Está por demás claro que los que actuaron conocían a la perfección todos los movimientos, incluso en que momento se iba a quedar la camioneta sola, pues no creo haya sido obra de la casualidad el que la asaltaran precisamente cuando hubo una falla en un cajero. Y por supuesto, está por demás raro que un operador ante tal emergencia no haya anotado las placas que le pasaba la custodia.
Se preguntaban porque los tres hombres abandonaron la unidad y dejaron sola a Beatriz, ésta respondió que fue porque la propia compañía falló al protocolo que de repente tanto parecen defender, pero para lo que les conviene, pues este dice que de ocho millones para arriba la camioneta debe ser custodiada por una patrulla, lo que curiosamente tampoco sucedió aquel día, motivo por el cual los tres hombres tuvieron que ir al cajero.
Beatriz, mujer y madre, para llevar el sustento a casa tenía que estar a las seis de la mañana en la base, si trabajaba ocho horas le daban un mísero sueldo de 900 pesos semanales, por lo que tenía que doblar turno para poder ganar un sueldo decente de 2500 semanales, para ello trabajaba desde la seis hasta las diez de la noche y con un día de descanso a la semana. “Gran sueldo” para jugarse la vida.
En realidad el robo me trae sin cuidado y hasta veo una acción por demás chistosa pero que una inocente esté en prisión, eso sí, eso me remputa hasta la madre y son demasiadas las que pagan por algo que no han hecho.
Siete años llevaba con esa vida de esclava para ganar un salario de miseria, en que cabeza cabe que ahora iba a ser cómplice desde su propia ratonera.
En estos momentos se encuentra con una apelación a la sentencia.
¡Libertad inmediata para Beatriz!

LAS DOS ACTAS DE WALLACE

junio 3, 2014

wallacebusto-620x320
El día de ayer, 1 de junio del 2013, la noticia cayó como una bomba, en la revista Proceso, en primera plana, venía una noticia sobre el sorprendente giro que tomaba el caso Wallace pues habían aparecido dos actas de nacimiento de Hugo Alberto Wallace, una con este nombre y la otra a nombre de Hugo Alberto Miranda y para que no hubiese duda se presentan las dos actas. Pero lo más sorprendente de todo es que con una de ellas sacó el CURP Hugo Alberto cinco años después de “muerto”.
Hoy la señora Wallace desmiente todo, como siempre hace, cuando alguien no está a su favor o le saca una verdad que no le gusta o es cómplice de los asesinos o lo manda encarcelar y además invita a la autora de la noticia a que le demuestre, lo que afirma cuando ahí están las dos actas a la vista de todo el que vea la revista, que más demostración quiere.
Dice estar indignada con la prueba presentada por Anabel Hernandez, sin embargo, los familiares de los inocentes a los que ha torturado salvajemente y mantiene en prisión no deben indignarse por el sufrimiento de sus seres queridos.
Ante la noticia espectacular es normal que se indigne, pues vean ustedes; Hace ya unos años, cuando comencé a demostrar que los acusados del caso Wallace eran inocentes, esto tras la entrevista con Juana Hilda y que ustedes pueden ver aquí con el título de “Habla Juana Hilda”, la gran mayoría creía en culpabilidad de los acusados y todo eran alabanzas para la señora Wallace hoy, gracias a unos cuantos periodistas como Anabel Hernández y de unas redes sociales, además de una titánica lucha como es el de la señora Enriquete Cruz, madre de Brenda Quevedo, seguida por la buena Elenita, madre de los Castillo o otros familiares, se ha conseguido prácticamente emparejar la situación y esto contando con la gran desventaja que tenemos ante los medios de comunicación masivos, donde la señora Miranda parece ser la dueña absoluta de todos ellos, pues no deja de aparecer en uno o en otro, así que cómo no se va a indignar si ve que a pesar de tener todo a favor cada día son más los que se dan cuenta de su gran farsa y salen en defensa de los inocentes.
No obstante podemos ver las mentes cerradas de gente que al parecer ya no tiene remedio y por más pruebas que se les den seguirán pensando que esta señora es quien dice la verdad y tiene la razón. Así veo comentarios como estos:
“Un acta puede falsificar cualquiera”
Cierto, solo que la investigación de Anabel ha ido a los juzgados y no hay posdibilidad de error.
“Cualquiera puede ir con un acta a sacar un CURP” ¡Ya! Voy a creer que conociendo el caso Wallace te vayas a ir con un acta a sacar un, primero tienes que tener el acta por lo que serías una persona cercana y siendo así no te puedes arriesgar a tal estupidez.
También critican a Proceso,serán los mismos que cren en la otra basura de presensa como televisa o Azteca.
Y todavía hay quien se piensa que ha Juana Hilda no la torturaron para arrancarla la confesión que la señora quería.
En fin, al margen de todo esto hay una gran realidad, en la cárcel se están pudriendo unas personas acusadas de un crimen que no cometieron y las pruebas son abundantes.

En qué manos estamos

abril 6, 2014

untitled
Vivimos tiempos en donde al parecer el bien triunfa sobre el mal, así numerosa gente del narco como el Chapo son detenidos y otros de plano abatidos por la policía o el gobierno. Está bien, aunque hay mucha mar de fondo que ahora no voy a analizar por salirse del tema, queda claro que esta gente envenena a la sociedad, que muchos jóvenes quedan dañados de por vida, como el caso de la protagonista de mi libro inédito “Diana Quiere Libertad”. Así pues diremos que buena es la labor del gobierno en esta lucha contra el mal, sin embargo que sucede cuando todo “el peso de la ley” cae contra inocentes. Cuando el inocente se encuentra con todo el poder en su contra, cuando impotente se pregunta por qué está recibiendo un castigo cruel, Un castigo reservado únicamente a los criminales y no sabe qué daño ha hecho a la “sociedad” para que “ésta” le condene como a su peor enemigo sin ni tan siquiera investigar. Es el momento de preguntarnos: ¿En qué manos estamos señores y señoras?
Y sí, casos de injusticias hay muchos, yo mismo lo viví cuando entraron en mi casa estando yo fura de ella, en un furgón de la AFI y dijeron que tenía una R 15 lo que siendo totalmente falso me tuvo año y medio en prisión. Las cárceles están llenas de inocentes, por supuesto, también de culpables, pero sólo estos deberían estar en ellas, lo demás e una terrible injusticia.
Pero este comentario lo voy a hacer como el caso de injusticia que debería ser ya ejemplo de lo que es ésta y me refiero una vez más al vergonzoso caso Wallace.
Vean ustedes: Las madres de los detenidos mandan una carta al parecer al ejecutivo, sea como sea les responde un ministerio público. Su nombre ahora no importa, llámese Juan o Antonio son muchos las mismas basuras que no deberían ocupar tal puesto ni ningún otro relacionado con la justicia, pues la incompetencia y corrupción pone en sus manos el sufrimiento de muchos inocentes y es que la respuesta que da uno de ellos a las sufridas madres de los inocentes, esas sí, heroínas y no la Wallace, es de risa además de humillante. Hace una referencia a lo que todos sabemos, que los poderes son diferentes, pero lo más chistoso, para los que no somos familiares, claro; es que dice que ya se hizo todo tipo de investigación y son culpables, desacredita a Derechos Humanos, niega las torturas tanto a Brenda como a los demás y le parece bien que civiles como la Wallace y Martín se metan a justicieros.
Recordemos que esta investigación comienza tan sólo unas 5 horas después de que la madre ve a la supuesta víctima quien ni vive con ella, tan sólo unas horas más tarde se encuentra la camioneta del supuesto secuestrado, un individuo dice a la madre que entre dos sujetos sacaron a fuerzas a uno cuando resulta que según Juana Hilda se fue con ella al departamento y ahí lo atacan. Un niño dice que entre dos bajaron a un herido, cuando resulta que lo descuartizan en el depto. En donde unas horas después del mencionado descuartizamiento sólo encuentran en el lavabo una gota de sangre que resultará ser de mujer. Llegan a la camioneta porque había dicho a su primo que iba a salir con la güera que le presentó Jacobo mientras que según la criada le dice que se iba a la cama y estaba muy pensativo, de repente siente que arranca la camioneta y se va, es decir, a nadie dice con quién va a salir ni tan siquiera pensaba salir y en fin, cientos de incongruencias como éstas se hallan en el vergonzoso caso.
Y a esto le llama un ministerio público “Investigación”. Recordemos también que es Juana Hilda la que cuenta la historia de culpabilidades, para esto la sacan del arraigo, lo que es totalmente ilegal y la llevan a la PGR, aquí la muestran una declaración que la obligan a leer mientras la están gravando, declaración que aun en el caso de ser voluntaria no debía tener validez, pues ni está su abogada presente ni la tenían porque haber trasladado a la PGR. Si alguien duda de que las llamadas autoridades dan una declaración para firmar, diré que a mí me lo hicieron, sólo que como siempre recibí buen trato no firmé nada, lo que no pasó con Juana Hilda.
Si decir que hubo una investigación, cuando fue la Wallace la que montó todo, es una atrocidad que tan sólo muestra el servilismo de los encargados de la “justicia” que decir de negar las tortura. Sobre esto es normal que ese cerebro maquiavélico diga que denuncian torturas después de declararse culpables para librar la justicia, pero señores, Brenda Quevedo nunca se ha declarado culpable ¿por qué entonces denunciar torturas? Está más que demostrado que Brenda fue dos veces salvajemente torturada y abusada sexualmente y lo está hasta con certificado médico.
A ese ministerio público que niega las evidencias sólo decirle que está al servicio de la justicia, que no sea tan ladino y si no sirve para ver por la auténtica justicia que se vaya o mejor que lo encarcelen.
La Wallace como Martin son dos entorpecedores de la justicia y no tienen por que hacerla de jueces, gente como ésta en realidad son un grave problema para la sociedad y la sociedad debe reaccionar de una vez por todas, pues mañana les puede pasar a ellos si se siguen manteniendo al margen de estas terribles injusticias.
Y cuando quieras Sra. Wallace, nos enfrentamos en un debate público a ver si ante otra parte sigues convenciendo de tus mentiras.
¡Libertad para los inocentes del caso Wallace!

ROBO DE INFANTE

enero 4, 2014

Si hay un delito que debería ser castigado hasta con cadena perpétua es el robo de infantes. Y es que el robarse un niño es torturar a una familia de por vida. ¿Qué mujer no preferería sufrir el despreciable delito de violación antes que perder a su pequeño por un robo? Sin embargo, este abominable delito como todos, puede tener y de hecho lo tiene, sus atenuantes.
Olga Lidia Reyes Granados es una mujer de rasgos indígenas, de esas personas que en cuanto la ves te das cuenta que la vida no ha sido nada fácil para ella. Se nota que a pesar de todo es una mujer trabajadora, dispuesta a aprovechar cualquier oportunidad que le de la cárcel para ganarse unos pesos y sobrevivir, así como para prepararse lo más posible para cuando alcance su libertad.
En los ya 10 años que lleva de prisión en Santa Martha, Olga se dedica a trabajar en lo que llaman “Canastera” o sea, lleva las bolsas de las visitas de un lugar para otro, además participa en diferentes cursos y talleres y ya terminó la sendaria.
Su sentencia es de 15 años, por lo que en cinco más quedará libre.
Cuando se sienta a mi lado para la entrevista y tras un breve saludo de rigor me sorprende con un “Yo si lo hice”. Y continua diciendome que fue ella sola, por lo que no trae causa. A continuación me va contando su historia.
Olga trabajaba como criada en casa de una familia compuesta por matrimonio y una niña de tres años. En esta casa es maltratada, no la daban de comer como le correspondía, la llegan a golpear, los insultos son constantes y no le pagan en muchas ocasiones por su trabajo, lo cual sin duda ha de ser cierto ya que al margen tiene que trabajar como mesera en un bar de la colonia Cárceles de Mujeres, sin que sus patrones de la casa estén enterados.
Olga, de 22 años en aquel entonces, aguanta todos los malratos de la familia, pues qué hace una muchacha analfabeta e indefensa y no muy agraciada ante esta sociedad tan injusta. Trabaja en un bar, sí, pero no gana mucho y la casa en un principio debería ser para complementar su gastos y tener una vivienda, pues está sóla en el DF.
Pero como para todo hay un límite y este llega para Olga cuando el individuo de la casa, hombre ya maduro, abusa sexualmente de ella llegando a la violación en la recámara del matrimonio.
En esos momentos tal vez el hombre está en manos de Olga, pero bien sabe el canalla que las mujeres como Olga están completamente desprostegidas ante la ley, que está sólo está para gente con más conocimiento o “clase” y que el pobre y analfabeto la desconoce por completo, lo que no sabe es que el pobre si no sabe de leyes si de una justicia natural, una justicia que al final también les alcanza a ellos al tomarse ésta por su propia mano.
Es una mañana cuando la señora de la casa la manda a por tortillas. Como lo hacía normalmente se lleva a la niña, pero ni las tortillas que no compra, ni la niña ni ella llegarán a la casa.
Olga hace lo último que debía hacer para tomarse la justicia por su mano. De la casa en Lomas de Zaragoza se va con la niña hasta Toluca y ahí la deja en un internado. El robo de infante se ha consumado y con ello la venganza de Olga hacia sus patrones.
Por más de un año están ambos desaparecidos. Olga sigue trabajando en el bar y ahí será detenida después de que la policía ha dado con la niña.
La joven es enviada a prisión, sin embargo el cerdo violador seguirá libre, la denuncia de la joven ya no sirve para nada, ella es la delincuente y nadie cree que el sufrido padre sea un canalla capaz de violar a una pobre muchacha que ni tan siquiera cuenta con algo de belleza.
Yo sí la creo y la creo porque vi en ella una gran sinceridad. Le faltan cinco años para estar en prisión y ya se lo toma como algo natural, no tiene porque mentir. Resalta su nobleza:
Se siente arrepentida y siente justo el castigo que la han dado, pues la niña no tenía la culpa de nada.
Sea como sea, lo real es que el pobre, el desprotegido, siempre resulta jodido.
Desde que está en prisión está sola, sin vistas, pues los padres son de Michoacán y no pueden viajar hasta el DF.
Si el delito de robos de infante ha sido justamente castigado, una vez más, el repugnante de violación con todas las agravantes, queda impune.

YAKIRI

diciembre 18, 2013

¡Libertad a Yakiri!

¡Libertad a Yakiri!


Amigos y amigas:
Nos llega la noticia de una nueva injusticia.Los personajes de esta terrible historia son tres: De un lado una joven de 20 años que con nadie se metía y con la que nadie debió haberse metido y del otro, dos hijos de puta que no merecían vivir. Y al parecer por aquello de justicia divina uno ya no vive y el otro, de quien desconozco donde se encuentre, su lugar debe ser la cárcel si por desgracia del destino no le llegó la muerte como al cerdo de su hermano, pues al margen de su complicidad, es una auténtica amenaza para otras posibles víctimas.
Antes de cualquier otro comentario vayamos a conocer los hechos, estos fueron publicados ayer por el diario español “El país”.

“Yakiri tiene 20 años, no pesa más de 48 kilos y el lunes pasado fue acusada de homicidio calificado en la Ciudad de México. La supuesta víctima era un hombre de 37 años, de nombre Miguel, “1,80 de estatura y más de 90 kilos”, describe el padre de la muchacha. Una historia inverosímil porque la joven, que acudió a una oficina de la policía ministerial para denunciar que dos sujetos la habían secuestrado, violado y golpeado, acabó saliendo como imputada en un asesinato, directa al penal para mujeres de Santa Martha Acatitla, al oriente de la capital. Su caso cobró fuerza en las redes sociales la pasada semana gracias al apoyo de varias organizaciones (Mukira, Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, Red Nacional Género y Economía Siembra AC y Justicia para Nuestras Hijas).
Según el relato de la defensa particular de Yakiri, Ana Catiria Suárez Castro, la joven permaneció 10 horas en la comisaría, donde le practicaron una sutura “mal hecha”, pues tenía varias puñaladas en las manos y en los brazos, además de rasguños por todo el cuerpo.
La muchacha denunció que el agresor estaba acompañado de su hermano menor, Omar, de 33. Ambos habrían llevado a la fuerza a la joven hasta un hostal de la colonia Doctores, un barrio bravo cercano al centro de la capital . “Súbete flaquita, súbete flaquita”, le dijeron desde su moto minutos antes de levantarla (secuestrarla). “A golpe de navaja”, relata la abogada, “la llevaron hasta el motel Alcazar, donde los dos sujetos entraton con familiaridad, sin pedir llave”. Luego la agarraron y la desnudaron entre los dos, la golpearon y el mayor, Miguel, la violó. “En uno de los forcejeos ella logra empujar el arma y el agresor se corta a la altura de la aorta”.
Según explica Jose Luis, el padre de Yakiri, la muchacha pidió perdón asustada al ver brotar toda la sangre. Él se vistió únicamente los pantalones y desapareció en la moto con su hermano. Horas más tarde, mientras la joven prestaba declaración, Omar apareció en la comisaría y la denunció como presunta homicida de su hermano, a quien dijo haber encontrado en su casa sin vida maniatado. “¿Cómo mi hija, tan delgada a su lado, iba a poder hacer algo así?” Al día siguiente los diarios de nota roja publicaron la foto de Yakiri. La llamaban asesina y decían que había sido un crimen pasional, puesto que salían juntos. “No es verdad”, dice su padre, “no se conocían y además mi hija es lesbiana y esa tarde se bajó del metro Doctores sobre las siete y media para encontrarse con su pareja”.
Después de hacer la denuncia, nada más se supo de Omar. Según la familia de Yakiri, Miguel tenía 16 averiguaciones previas abiertas, él 22. “Ese barrio es su zona de influencia, en Facebook se presenta como trabajador del Tribunal Superor de Justicia, como cargador, tiene nexos con policías”, dice.José Luis sostiene que desde un principio las autoridades llevaron el caso con irregularidades: “Mi hija es detenida y no nos enteramos hasta las once y media del otro día. La incomunican. Le devuelven su celular y le dicen ‘haz tu llamada’, pero es sabido que en esos búnkeres no hay red, así que cuando ella pide llamar le dicen que ya es muy tarde, que mejor al otro día. Sin embargo cuando se levanta el martes, la respuesta cambia: ‘Qué crees, ya se enteró tu familia’. Nosotros fuimos hasta allí y nos dijeron que se la habían llevado ya a la cárcel, pero no, todavía estaba allí”.
La familia de Yakiri es del barrio de Tepito, una de las zonas más violentas de la Ciudad de México. “Nosotros somos la otra cara del barrio, gente de cultura”. Apoyados por el Gobierno y el mundo artístico, han promovido diferentes actividades. “Antes del suceso mi hija participó con nosotros en un proyecto para combatir la violencia de todo tipo, entre ellas la de género y sexual”.
José Luis, esperanzado, asegura: “No solamente queremos a mi hija libre, queremos sentar precedente. Que esto no se repita”. Este martes termina el plazo para que la defensa presente las pruebas documentales antes de que el juez decida liberar o dictar auto de formal prisión para Yakiri. Apenas este lunes, la muchacha que lleva una semana encerrada, había recibido la primera visita de un psicólogo”.

La joven saldrá pronto libre si es que no lo ha hecho ya, pues toda la prensa entre ayer y hoy se ha hecho eco de la noticia, pero no basta. Nos podemos imaginar los daños psicológicos tras haber vivido una situación semejante, el temor hasta de caminar por la calle y el pensar continuamente en la puerca sangre de esa bestia manchando su limpio cuerpo.
No basta , no, Todos sus conocidos, su barrio, todo aquel que la vea en la calle, la sociedad entera, debe mostrarle su total solidaridad y tanto a ella, como a sus señores padres, que sepan que no están solos, que el pueblo los arropa, que sepan que lejos de haber manchado una bestias a su hija, la han convertido en una auténtica heroína. Y toda esa solidaridad mostrada a la joven y brava Yakiri que se convierta en desprecio e ira para la otra bestia sobreviviente, que todo el mundo al reconocerlo le muestre su desprecio, esto al margen de pedir justicia y se le castigue como se merece.
Señor Jose Luis y esposa: Un millón de felicidades por tener la hija que tienen mi solidaridad plena para ustedes.
¡Exigimos libertad inmediata para Yakiri!

De última noticia.
Ayer, 18 de diciembre Yakiri fue golpeada por una presa, según la agresora es hermana de lo miserables violadores. Parece que la agresión no fue gran cosa y pusieron a Yakiri en seguridad, lo grave es que a la agresora, tras subirla a consejo, la dejaron tan feliz en población. Desconozco si en realidad la agresora sea hermana de esas bestias, pues tenía diversos nombres, pero sea como sea, debería ser severamente castigada y que sepa que nadie con dos dedos de frente está a favor de esa pareja de delincuentes violadores. A las autoridades pedirles que no puede haber más agresiones contra la valiente muchacha que tan sólo actuó en defensa propia.

LO INSÓLITO

agosto 28, 2013

Está claro que con tal de aparentar que se trabaja, las llamadas autoridades inventan delitos absurdos que incluso llegan a sobrepasar lo insólito. Es el caso de Piedad.
Piedad Miranda hernández de sus 31 años 7 los ha pasado en la prisión de Santa Martha Acatitla acusada de un crimen que a todas luces resulta absurdo.
Piedad es una mujer con rasgos indígenas, chaparrita y de constitución normal. Contaba tan sólo 15 años cuando se juntó con Ismael Abarca Andrés, 4 años mayor que ella.
Durante los nueve años que vivieron juntos, él era agresivo, la golpeaba contínuamente, pues el drogarse y emborracharse era algo normal en él.
La pareja vivía en la casa de la suegra de Piedad, en un segundo piso, pues la casa es grande y cuenta con cuatro habitaciones.
En la habitación de la pareja hay dos camas, la matrimonial y en la que duerme la pequeña hija que acaba de nacer. Sobre la cama matrimonial y a cierta altura hay una hamaca, que terminará siendo la de la tragedia.
Cuando llevan seis años juntos fallece la madre de Piedad. Desde entonces Ismael solía ver a la madre de Piedad y hasta hablaba con ella, es de lo que estaba convencido en su delirium tremens.
Un día, que quedará grabado para siempre en la mente de Piedad, van juntos al cementerio a visitar la tumba de la madre de PÑiedad. stando ahí Ismael desaparece, regresando sola a casa Piedad.
Ismael no aparecería hasta las tres de la madrugada, llega borracho y drogado. Piedad lo sentía desesperado.
-Te quiero mucho, cuidate, pues yo me voy a ir -le dice Ismael a Piedad.
La mujer sorprendida le pregunta a dónde se va a ir pero no obtiene respuesta.
Piedad, acostumbrada a situaciones similares se queda dormida sin imaginarse que va a tener el despertar más amargo y dramático de su vida.
Siente sobre sobre su cuerpo unas piernas, despierta del todo y ve que su pareja está ahorcada, ha metido la cabeza sobre las mallas de la hamaca y permanece con la cabeza inclinada, la lengua fuera y amoratado.
La impresión que recibe Piedad cualquiera se lo puede imaginar. Llama a la policía, viene un pe´rito y bajan el cuerpo ayudando Piedad a hacerlo.
Será el ministerio público quien la acuse de asesinato alegando que las huellas de Piedad están en el cuerpo del difunto.
Me pregunto si estos iluminados de la justicia no se darán cuenta que es totalmente imposible que una mujer como Piedad haya podido colgar a un hombre más alto y fuerte de una hamaca. De lo absurdo se pasa ya a lo insólito.
El 16 de abril del 2006 Piedad es sentenciada a 35 años de prisión.
Tiene, como es natural en estos casos en donde la víctima de la mal llamada justicia es una persona pobre, abogado de oficio. Apela a la sentencia y ésta sale confirmada. Será en un amparo en donde la rebajen a 27 años 6 meses.
Piedad sigue luchando contra esta tremenda injusticia y está en revisión de expediente. Ya son demasiados años de cárcel para una inocente y me pregunto hasta cuándo, hasta cuándo seguirán destruyendo vidas de gente honrada que quizá su único delito sea el ser humildes. ¿A qué clase de pendejos los hacen ministerios públicos? En fin, son muchas preguntas para las que no hay respuestas y si las hay es como si no, pues nadie hace caso de ellas.
Mientras tanto Piedad sigue soportando la injusticia con gran dignidad. Estudia la secundaria y trabaja charoleando en las mesas para poder sacar unos pesos imprescindibles en prisión para poder llevar una vida soportable, o más bien, un poco más soportable.
La visita que recibe Piedad de vez en cuando es la de su única hermana, quien la hace el favor de llevarla a su hija que cuenta con 10 años. Otra niña más que sólo ha visto alejada de ella, sufrir a su mamá.
¿Hasta cuándo seguiremos viendo historias de injusticias como ésta?

LAURA ALEXA

agosto 14, 2013

Una familia desesperada, con la cual se ha cometido una tremenda injusticia, anda buscando ayuda por todos los medios dando a conocer su caso. Si bien nos apartamos un poco de las cárceles, no deja de ser un tema de una joven presa y por ello traemos el caso al blog, solidarizándonos con esta familia.
A continuación la entrada enviada por la tia de la menor y el enlace para que vean el indignante caso al completo.En verdad no se lo pierdan.

A la sociedad en general:
Mi menor sobrina LAURA ALEXA PEREZ DE LEON mexicana de nacimiento (15 años) manifestó desde los primeros años de vida síntomas de DISLEXIA – también conocida como trastorno de lectura- la prepotencia, simulación y corrupción la mantienen retenida y privada de su libertad en el DIF CASA DE LA NIÑA EN PACHUCA DE SOTO HIDALGO MEXICO desde hace mas de 525 días; la ignorancia, capricho y desden de la justicia penal la etiqueta como “deficiente mental moderada” discriminándola y vulnerando sus mas elementales derechos humanos y a sus padres sumidos en un tortuoso e interminable PROCESO PENAL equivoco; fabricado y sostenido por CORRUPCION y ABUSO DE AUTORIDAD.
La extorsión, tortura, secuestro, prepotencia, opacidad, abusos de toda índole en contra de la ciudadanía por parte de servidores públicos son una practica común en el estado de Hidalgo, México; el mejor ejemplo de ello lo tenemos en la C. Margarita Cabrera Román coordinadora del CAVI del Estado de Pachuca de Soto Hidalgo, México.
Utilizo esta plataforma para DENUNCIARLA haciéndola directamente responsable de cualquier DAÑO A LA INTEGRIDAD FISICA y/o DESAPARICION FORZADA en perjuicio de la FAMILIA PEREZ VILCHIS y/o PEREZ DE LEON.
Por lo que hago un llamado a Organismos Nacionales e Internacionales, para que tomen cartas en este asunto.
Atentamente
C. María del Carmen Pérez Vilchis

http://www.change.org/es/peticiones/c-angelica-rivera-de-pe%C3%B1a-nieto-la-liberacion-inmediata-de-mi-menor-sobrina-laura-alexa-perez-de-leon

CASO MARTÍ

agosto 9, 2013

Comandante Loren
Hace ya algún tiempo, en mi blog borrado al más puro estilo inquisicional, exactamente el 16 de abril del 2010, saqué un comentario sobre las mujeres detenidas y acusadas de haber participado en el falso retén que paró la marcha del carro en el que venía el joven Martí. El comentario fue rescatado para cárceldemujeres2.. y como algo informativo lo vuelvo a traer aquí y al final de este nuevo comentario.
Pero… ¿este nuevo comentario a santo de qué viene? Pues vean ustedes, es que el asunto huele muy mal, pero que muy mal.
En ningún momento voy a condenar a Lorena, quien no quiso darme entrevista para el blog, el caso es otro. Resulta que ahora Lorena es amiga ni más ni menos que del achichincle de la Wallace el ya conocido Martín Moreno, quien la visita en la prisión.
Cuando me informaron de estas visitas ni lo podía creer, pero está confirmado que así es. Por si fuera poco, el propio Alejandro Martí, padre del joven asesinado, ahora defiende a la Loren. Resulta que este señor siempre condena a todo aquel que cae en manos de la policía y así lo hizo con la Loren, pero ahora el señor dice que fue la Güera, la que ya nos envió un comentario gritando su inocencia y la que su declaración la hizo bajo tortura, a tal grado, que como ya sabemos, la dejaron cojeando y tuvo que ser casi arrastrada para presentarla ante los medios.
Así pues tenemos que el susodicho periodista Martín Moreno, quien nunca visitó a las mujeres del caso Wallace y las trató de lo peor, es amigo de la Loren, quien fue identificada por el guardaespalda que sobrevivió y que en nada se parece a la Gúera, como la mujer del falso retén. Ahora Martí la defiende y por supuesto, ambos son de la banda de la Wallace.
Sucede que la Loren era policía Federal, por lo tanto de la tribu de García Luna y de Marisela Morales, la acusaba la policía del Distrito, entonces la federal, que ya sabemos como se las gasta en esto de inventar delitos, saca de repente a la Güera como la mujer del retén.
Recalco, no digo que la Loren sea culpable ni mucho menos, sí digo que la Güera tiene toda la pinta de ser inocente, una más de las víctimas del gobierno pasado.
¿No les huele esto mal? A m i sinceramente me huele a mierda.
A continuación el comentario antiguo

Abril 16, 2010 por koldomikel
Hoy la noticia sorprende. Resulta que ha sido detenida una mujer que fue la que estaba en el control policiaco en donde pararon el auto en el que iba el joven Martí.
Si recordamos las noticias de tiempo atrás, efectivamente, en el control que fue montado con el fin de detener el auto y secuestrar al joven, había una mujer quien fue la encargada de dar la señal de alto y que al igual que sus compañeros portaba uniforme policiaco.
Con motivo de las siempre astutas investigaciones policiacas, se detuvo a los responsables del secuestro que terminó con la muerte del joven y del chofer, quedando vivo milagrosamente y como único testigo, el guada espaldas.
Entre los detenidos, primero una banda, luego otra, posteriormente otra y luego otros y otros hasta perderse la cuenta de cuantas personas participaron, al parecer medio México, se encontraba la mujer que paró la marcha del vehículo, se trataba de Lorena González Hernández “La Comandante Loren”.
Ella siempre gritó su inocencia, por su propia boca o por medio de sus familiares, pero de nada le valió, fue a dar a Santa Martha y ahí permanece, fuera incluso de la población general.
A la comandante Loren le llovió sobre mojado. En un linchamiento mediático todos los medios la atacaban para convertirla en la fiera y criminal policía, ésta era su profesión, que había participado en el asesinato de Martí.
En un lugar por ejemplo, se podía leer: “La comandante Loren solapada por la AFI y la SSP”.
A Lorena se le puso todo cuesta arriba cuando el guarda espaldas de Martí la reconoció plenamente como la mujer que les mandó parar en el control. Ya ni la detención de otra banda distinta a La Flor, que era supuestamente a la que pertenecía Lorena, la que se declaró culpable de esos crímenes y algún otro más y ni que declararan no conocer de nada a Lorena, le iba a servir a la mujer.
Lo de las dos bandas podía generar todavía dudas, pues era factible, como lo declaraban autoridades, que entre los miembros de las dos bandas no se conociesen y una se dedicase a secuestrar y la otra a mantener preso a los secuestrados y demás. Sin embargo, alguna duda ya generaba.
Lorena, por supuesto, se convirtió en un objetivo para entrevistarla y traer a Mujeres Presas sus opiniones. Era muy dificil, pues ella está en un lugar especial y no baja a las salas de visitas. Sin embargo, un día conseguí verla cuando regresaba del juzgado y pude platicar un rato con ella. Qudamos en que iba a hablar con su hermana y esposo para que viesen el blog y decidiesen, como que no se fiaba mucho.
Posteriormente se negó de plano a la entrevista, al parecer su abogado se lo había prohibido. Curiosamente días después, en el diario El Universal, salia una pequeña nota en donde decía que la persona que le reconocía tenía unas credenciales falsalsas con distintos nombres. Y puede decirse que eso era todo. Yo me pregunto que tiene que ver el nombre si lo que importa es que te identifica, da lo mismo que se llame Pedro o Juan.
Se me hace incomprensible que abogados prohiban que las mujeres se manifiesten cuando es su libertad la que está en juego, no sé si se piensan que les voy a quitar el cliente y con ello van a dejar de engrosar sus chequeras, que en realidad, es lo único que les interesa a la mayoría.
Simplemente con la corta charla que tuve con Lorena ya me daba más cuenta todabía que sería por demás interesante traer sus opinones a Cárcel de Mujeres. Algo me llamó la atención. Ella es una mujer de corta talla, agradable y de cierta belleza con su tez morena, yo me preguntaba cómo se vería con una gorra, como dicen que llevava el día de autos y sobre todo, si con esa gorra y una persona que de repente se ve sorprendida y termina secuestrado, apunto de perder la vida, la podría reconocer. Sinceramente lo dudaba mucho.
Como la entrevista no se dio, lo dejé todo por la paz con el propósito de no hablar más del caso.
Pero hoy veo la noticia que se da a continuación y que estará todo el día en los principales medios. Ante esto y como no se trata de revanchismos sino de hablar de las mujeres que padecen injusticias, vuelvo con La Comandante Loren.
Esta es la noticia:

“La Güera’ acepta responsabilidad en el secuestro de Martí
Participó en el secuestro y muerte del menor Fernando Martí
México, 16 Abr. (Notimex).- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal presentó este viernes a María Elena Ontiveros Mendoza, alias ‘La Güera’, presunta integrante de la banda delictiva de ‘Los Petriciolet’ y quien participó en el secuestro y muerte del menor Fernando Martí.
En conferencia de prensa, el coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, indicó que la detenida aceptó su responsabilidad en el operativo para secuestrar a Martí, en el cual ella instaló el falso reten y detuvo el vehículo”.

Pues caso resuelto, en principio claro, porque uno nunca sabe. Ya que como bien se puede ver la Loren y La güeran en lo único que se parecen es en lo blanco del ojo.
Ahora bien señores y señoras, me pregunto: “Si Maria Ontiveros Mendoza La Güera, es la mujer del control que mandó parar el vehículo en donde iba el joven Martí ¿Qué chingaos hace en Santa Martha La Comandante Loren?”
Señores, entiendan, que la libertad es el don más preciado del ser humano después del de la vida. Que no se puede condenar y encarcelar a personas sin pruebas contundentes.
Claro, al escribir esto todavía no se dice nada de La Loren, tal vez ahora nos digan que ella también estaba en el control, pero hasta la fecha se habló tan sólo de una mujer y por lo tanto si la mujer era Elena Ontiveros La Loren es inocente, más claro ni el agua.