LO INSÓLITO

Está claro que con tal de aparentar que se trabaja, las llamadas autoridades inventan delitos absurdos que incluso llegan a sobrepasar lo insólito. Es el caso de Piedad.
Piedad Miranda hernández de sus 31 años 7 los ha pasado en la prisión de Santa Martha Acatitla acusada de un crimen que a todas luces resulta absurdo.
Piedad es una mujer con rasgos indígenas, chaparrita y de constitución normal. Contaba tan sólo 15 años cuando se juntó con Ismael Abarca Andrés, 4 años mayor que ella.
Durante los nueve años que vivieron juntos, él era agresivo, la golpeaba contínuamente, pues el drogarse y emborracharse era algo normal en él.
La pareja vivía en la casa de la suegra de Piedad, en un segundo piso, pues la casa es grande y cuenta con cuatro habitaciones.
En la habitación de la pareja hay dos camas, la matrimonial y en la que duerme la pequeña hija que acaba de nacer. Sobre la cama matrimonial y a cierta altura hay una hamaca, que terminará siendo la de la tragedia.
Cuando llevan seis años juntos fallece la madre de Piedad. Desde entonces Ismael solía ver a la madre de Piedad y hasta hablaba con ella, es de lo que estaba convencido en su delirium tremens.
Un día, que quedará grabado para siempre en la mente de Piedad, van juntos al cementerio a visitar la tumba de la madre de PÑiedad. stando ahí Ismael desaparece, regresando sola a casa Piedad.
Ismael no aparecería hasta las tres de la madrugada, llega borracho y drogado. Piedad lo sentía desesperado.
-Te quiero mucho, cuidate, pues yo me voy a ir -le dice Ismael a Piedad.
La mujer sorprendida le pregunta a dónde se va a ir pero no obtiene respuesta.
Piedad, acostumbrada a situaciones similares se queda dormida sin imaginarse que va a tener el despertar más amargo y dramático de su vida.
Siente sobre sobre su cuerpo unas piernas, despierta del todo y ve que su pareja está ahorcada, ha metido la cabeza sobre las mallas de la hamaca y permanece con la cabeza inclinada, la lengua fuera y amoratado.
La impresión que recibe Piedad cualquiera se lo puede imaginar. Llama a la policía, viene un pe´rito y bajan el cuerpo ayudando Piedad a hacerlo.
Será el ministerio público quien la acuse de asesinato alegando que las huellas de Piedad están en el cuerpo del difunto.
Me pregunto si estos iluminados de la justicia no se darán cuenta que es totalmente imposible que una mujer como Piedad haya podido colgar a un hombre más alto y fuerte de una hamaca. De lo absurdo se pasa ya a lo insólito.
El 16 de abril del 2006 Piedad es sentenciada a 35 años de prisión.
Tiene, como es natural en estos casos en donde la víctima de la mal llamada justicia es una persona pobre, abogado de oficio. Apela a la sentencia y ésta sale confirmada. Será en un amparo en donde la rebajen a 27 años 6 meses.
Piedad sigue luchando contra esta tremenda injusticia y está en revisión de expediente. Ya son demasiados años de cárcel para una inocente y me pregunto hasta cuándo, hasta cuándo seguirán destruyendo vidas de gente honrada que quizá su único delito sea el ser humildes. ¿A qué clase de pendejos los hacen ministerios públicos? En fin, son muchas preguntas para las que no hay respuestas y si las hay es como si no, pues nadie hace caso de ellas.
Mientras tanto Piedad sigue soportando la injusticia con gran dignidad. Estudia la secundaria y trabaja charoleando en las mesas para poder sacar unos pesos imprescindibles en prisión para poder llevar una vida soportable, o más bien, un poco más soportable.
La visita que recibe Piedad de vez en cuando es la de su única hermana, quien la hace el favor de llevarla a su hija que cuenta con 10 años. Otra niña más que sólo ha visto alejada de ella, sufrir a su mamá.
¿Hasta cuándo seguiremos viendo historias de injusticias como ésta?

Anuncios

2 Comments »

  1. 1
    Queta Says:

    Que gran injusticia.. no es posible, y que podemos hacer para ayudarla? Hay que difundir esta historia, ya que seguramente habra alguien mas que con otro granito de ayuda pueda lograr que salga esta mujer. Gracias Koldo por todo lo que haces por estas mujeres.

    • 2
      koldoviko Says:

      Gracias Queta.
      Ojalá de que a las políticas, feministas y demás les diese por defender a estas mujeres en lugar de estar con sus idioteces de que si violencia familiar y cuanta estupidez se les ocurre. Aquí, en las cárceles está la verdadero injusticia contra la mujer.
      Saludos


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: