Archive for the ‘CARTA DE BRENDA I’ Category

YAKIRI

diciembre 18, 2013

¡Libertad a Yakiri!

¡Libertad a Yakiri!


Amigos y amigas:
Nos llega la noticia de una nueva injusticia.Los personajes de esta terrible historia son tres: De un lado una joven de 20 años que con nadie se metía y con la que nadie debió haberse metido y del otro, dos hijos de puta que no merecían vivir. Y al parecer por aquello de justicia divina uno ya no vive y el otro, de quien desconozco donde se encuentre, su lugar debe ser la cárcel si por desgracia del destino no le llegó la muerte como al cerdo de su hermano, pues al margen de su complicidad, es una auténtica amenaza para otras posibles víctimas.
Antes de cualquier otro comentario vayamos a conocer los hechos, estos fueron publicados ayer por el diario español “El país”.

“Yakiri tiene 20 años, no pesa más de 48 kilos y el lunes pasado fue acusada de homicidio calificado en la Ciudad de México. La supuesta víctima era un hombre de 37 años, de nombre Miguel, “1,80 de estatura y más de 90 kilos”, describe el padre de la muchacha. Una historia inverosímil porque la joven, que acudió a una oficina de la policía ministerial para denunciar que dos sujetos la habían secuestrado, violado y golpeado, acabó saliendo como imputada en un asesinato, directa al penal para mujeres de Santa Martha Acatitla, al oriente de la capital. Su caso cobró fuerza en las redes sociales la pasada semana gracias al apoyo de varias organizaciones (Mukira, Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, Red Nacional Género y Economía Siembra AC y Justicia para Nuestras Hijas).
Según el relato de la defensa particular de Yakiri, Ana Catiria Suárez Castro, la joven permaneció 10 horas en la comisaría, donde le practicaron una sutura “mal hecha”, pues tenía varias puñaladas en las manos y en los brazos, además de rasguños por todo el cuerpo.
La muchacha denunció que el agresor estaba acompañado de su hermano menor, Omar, de 33. Ambos habrían llevado a la fuerza a la joven hasta un hostal de la colonia Doctores, un barrio bravo cercano al centro de la capital . “Súbete flaquita, súbete flaquita”, le dijeron desde su moto minutos antes de levantarla (secuestrarla). “A golpe de navaja”, relata la abogada, “la llevaron hasta el motel Alcazar, donde los dos sujetos entraton con familiaridad, sin pedir llave”. Luego la agarraron y la desnudaron entre los dos, la golpearon y el mayor, Miguel, la violó. “En uno de los forcejeos ella logra empujar el arma y el agresor se corta a la altura de la aorta”.
Según explica Jose Luis, el padre de Yakiri, la muchacha pidió perdón asustada al ver brotar toda la sangre. Él se vistió únicamente los pantalones y desapareció en la moto con su hermano. Horas más tarde, mientras la joven prestaba declaración, Omar apareció en la comisaría y la denunció como presunta homicida de su hermano, a quien dijo haber encontrado en su casa sin vida maniatado. “¿Cómo mi hija, tan delgada a su lado, iba a poder hacer algo así?” Al día siguiente los diarios de nota roja publicaron la foto de Yakiri. La llamaban asesina y decían que había sido un crimen pasional, puesto que salían juntos. “No es verdad”, dice su padre, “no se conocían y además mi hija es lesbiana y esa tarde se bajó del metro Doctores sobre las siete y media para encontrarse con su pareja”.
Después de hacer la denuncia, nada más se supo de Omar. Según la familia de Yakiri, Miguel tenía 16 averiguaciones previas abiertas, él 22. “Ese barrio es su zona de influencia, en Facebook se presenta como trabajador del Tribunal Superor de Justicia, como cargador, tiene nexos con policías”, dice.José Luis sostiene que desde un principio las autoridades llevaron el caso con irregularidades: “Mi hija es detenida y no nos enteramos hasta las once y media del otro día. La incomunican. Le devuelven su celular y le dicen ‘haz tu llamada’, pero es sabido que en esos búnkeres no hay red, así que cuando ella pide llamar le dicen que ya es muy tarde, que mejor al otro día. Sin embargo cuando se levanta el martes, la respuesta cambia: ‘Qué crees, ya se enteró tu familia’. Nosotros fuimos hasta allí y nos dijeron que se la habían llevado ya a la cárcel, pero no, todavía estaba allí”.
La familia de Yakiri es del barrio de Tepito, una de las zonas más violentas de la Ciudad de México. “Nosotros somos la otra cara del barrio, gente de cultura”. Apoyados por el Gobierno y el mundo artístico, han promovido diferentes actividades. “Antes del suceso mi hija participó con nosotros en un proyecto para combatir la violencia de todo tipo, entre ellas la de género y sexual”.
José Luis, esperanzado, asegura: “No solamente queremos a mi hija libre, queremos sentar precedente. Que esto no se repita”. Este martes termina el plazo para que la defensa presente las pruebas documentales antes de que el juez decida liberar o dictar auto de formal prisión para Yakiri. Apenas este lunes, la muchacha que lleva una semana encerrada, había recibido la primera visita de un psicólogo”.

La joven saldrá pronto libre si es que no lo ha hecho ya, pues toda la prensa entre ayer y hoy se ha hecho eco de la noticia, pero no basta. Nos podemos imaginar los daños psicológicos tras haber vivido una situación semejante, el temor hasta de caminar por la calle y el pensar continuamente en la puerca sangre de esa bestia manchando su limpio cuerpo.
No basta , no, Todos sus conocidos, su barrio, todo aquel que la vea en la calle, la sociedad entera, debe mostrarle su total solidaridad y tanto a ella, como a sus señores padres, que sepan que no están solos, que el pueblo los arropa, que sepan que lejos de haber manchado una bestias a su hija, la han convertido en una auténtica heroína. Y toda esa solidaridad mostrada a la joven y brava Yakiri que se convierta en desprecio e ira para la otra bestia sobreviviente, que todo el mundo al reconocerlo le muestre su desprecio, esto al margen de pedir justicia y se le castigue como se merece.
Señor Jose Luis y esposa: Un millón de felicidades por tener la hija que tienen mi solidaridad plena para ustedes.
¡Exigimos libertad inmediata para Yakiri!

De última noticia.
Ayer, 18 de diciembre Yakiri fue golpeada por una presa, según la agresora es hermana de lo miserables violadores. Parece que la agresión no fue gran cosa y pusieron a Yakiri en seguridad, lo grave es que a la agresora, tras subirla a consejo, la dejaron tan feliz en población. Desconozco si en realidad la agresora sea hermana de esas bestias, pues tenía diversos nombres, pero sea como sea, debería ser severamente castigada y que sepa que nadie con dos dedos de frente está a favor de esa pareja de delincuentes violadores. A las autoridades pedirles que no puede haber más agresiones contra la valiente muchacha que tan sólo actuó en defensa propia.

Anuncios

CARTA DE BRENDA I

febrero 8, 2013

BRENDA QUEVEDO CRUZ

BRENDA QUEVEDO CRUZ

Diciembre 13, 2009 de koldomikel
Como ya explico en un comentario a mi entrada anterior:”Salvaje Agresión a Brenda”, recién puesto en pantalla y al ir a mi correo, me encontré con esta carta firmada por la propia Brenda. Ya era tarde, por lo que tan sólo la heché una ojeada por encima y me bastó para darme cuenta de que era por demás importante, pues venía con lujo de detalle toda la agresión padecida y con puntos que yo me había saltado, alguno ya lo he insertado.
Hoy, cuando leo la carta con toda calma, me doy cuenta que debe ser pasada de inmediato a la pantalla para que todo el mundo sepa por ella misma hasta donde llegá la injusticia. Tal vez, lo único positivo de esto, es la confirmación plena de que esta mujer es inocente y que por ningún motivo puede decir algo que no sabe. y por otro lado también se demuestra que a Juana Hilda la pudieron hacer cualquier cosa para que declarase.
Por lo demás, causa verdadera indignación hechos como éste, hechos que ni en las prisiones del fascismo se dan. Creo que permanecer impasible ante semejante hecho es no tener un mínimo de corazón, denunciarlo creo que es una obligación de todo que se precie de humano, por ello pido la solidaridad de cuanta persona pueda colaborar para mandar esta carta a cuanto conocido tenga que la pueda distribuir por cualquier medio a su alcance.
A continuación la carta de esta mujer indefensa que debe ser protegida desde ya.
Nov- 09.
A QUIEN CORRESPONDA:
Por Medio de la presente quiero que se haga público por lo que estoy pasando, mi nombre es Brenda Quevedo Cruz, tengo 29 años y me encuentro actualmente recluida en el Centro de Readaptación de Santiaguito en Almoloya, Estado de México.
Hace aproximadamente 2 meses, el 26 de septiembre del año en curso fue autorizada mi extradición a México, ya que yo me encontraba en E.U., en Chicago, en el Centro Correccional en detención por el problema en el que me encuentro, actualmente estoy acusada por el supuesto Secuestro del Sr. Hugo Alberto Wallace.
Lo que interesa en estos momentos es una acción en mi contra que ocurrió el día 27 de noviembre aproximadamente a las 7:00 p.m., una custodia de nombre Ma. Luisa Capula Capulo me llamo para decirme que el Director me estaba pidiendo y que tenía que subir, cuando llegamos a la explanada estaban otras personas de vigilancia y le comentaron a la custodia que era que tenía una Audiencia, a lo que yo le digo que eso no era posible ya que mi caso era del D.F. y todo lo tenía por exhorto y que la verdad a mi no me latía y que yo quería que me regresaran, que si había forma de que me negara, y la custodia me dijo que no me preocupara, que ella se iba a quedar conmigo, en eso me metieron a una supuesta sala de audiencias orales para casos federales en la cual no hay cámaras, esto lo digo porque casi en todos lados en el penal deben de haber cámaras, cuando llegamos a la entrada de la sala veo a 3 personas de espaldas volteadas hacía la pared y como que alguien le dio una seña y se pusieron pasamontañas y cuando vienen hacia mí, yo le grito a la custodia que me tenia del brazo ¡que por favor no me dejara!, en eso me meten a la fuerza y les pido que por favor me digan de que se trataba todo esto, la custodia no entró y ellos cerraron la puerta, luego me contestaron que las preguntas las hacían ellos, y en eso me jalonearon del brazo y yo empecé a gritar que de que se trataba todo esto, ellos me empezaron a tapar la boca, usaban unos guantes las 3 personas y de traje venían vestidos, uno de ellos me agarro y me esposo y otro me coloco una venda en los ojos, yo empecé a gritar pero tenía la boca tapada con la mano de uno de ellos y también cuando empecé a gritar me tapo la nariz y me dijo que si seguía gritando iba a ver cómo me iba, después me dijo “ya sabes por parte de quien venimos hija de tu pinche padre! Yo empecé a llorar y le dije Si, de la señora Isabel Miranda de Wallace y dijeron “ahora si vas a sentir lo que sintió Hugo el día que lo secuestraron”, después me pusieron una bolsa de plástico en la cabeza y me empezaron a asfixiar, me tiraron al piso y me empezaron a patear en el estomago y a golpear en la cabeza, después me quitaron la bolsa y me dijeron que tenia de dos: o decirles lo que querían o que esto siguiera cada vez peor, que al fin como ya había visto, todos estaban de acuerdo con lo que estaba pasando, desde el Director hasta los de vigilancia y que ni intentara gritar porque nadie me iba a ayudar, en eso le dije que que quería que le dijera, en eso ellos traían un maletín de dónde sacaron las esposas, unas vendas , unas jeringas, una grabadora, unos papeles, una pluma y una maquina plateada que yo asumo era de toques eléctricos, de esta maleta utilizaron la grabadora, la prendieron y para esto ya me habían quitado la venda de los ojos ya que se me resbalaba, y vi que me ponían la grabadora cerca y me jalaban de los cabellos y me decía uno de ellos que ya se había cansado de mis mamadas y que si me quitaba la mano de la boca y decía una pendejada me iba a ir cada vez peor, me pregunto: “ a ver ahora si nos vas a decir en donde esta el cuerpo de Hugo, y nos vas a dar una dirección y te vamos a sacar del penal y si no es, si nos das algo falso, te vamos a torturar hasta que te dejemos irreconocible y vamos a ir con cada uno de tu familia, te los vamos a tirar uno por uno hasta que nos digas lo que queremos, tu hermano esta en Canada no? Entonces ni le juegues al valiente, ya ahora si dime, en eso me destapaban la cara y les decía “que por favor que qué querían que les dijera, si yo no tenía la información, que querían que no podía inventar nada que por favor me creyeran que si querían me mataran a mi pero que no podía decir algo que no sabía” en eso empezaba a llorar y me volvieron a pegar y a tapar la boca y me gritaban: “que no le hiciera al valiente ya que me iba a ir peor y se iban a quedar ahí toda la noche y me iban a sacar del penal hasta que pidiera parito”. Me empezaron a tocar mis partes genitales y el busto bruscamente.
Después de esto, sacaron una jeringa la cual tenía un liquido rojo y me dijeron que era sangre infectada de Sida y que si no les decía que yo era responsable en el secuestro al igual que los demás me la iban a inyectar y me iba a morir a la chingada lentamente y todo esto me lo iban a hacer cada mes, hasta que me sacaran lo que querían, que firmara una confesión que yo había sido responsable del secuestro.
Esta técnica siguió el transcurso de casi una hora entre golpes, me ponían la bolsa de plástico, me golpeaban en el estomago, en las piernas, en la cabeza con la mano abierta y me ponían la pluma en la mano para que firmara. En eso tocaron la puerta y uno de los encapuchados salió a hablar con los de vigilancia que estaban tocando, como a los 2 minutos regreso y algo les dijo que se apuraron, en eso me pusieron la bolsa de nuevo y me taparon también la boca aparte con la mano y me jalaron de los cabellos hasta el suelo y me dijeron: “ ahora si valió madre si no dices te vamos a sacar del penal”, en eso volvieron a tocar la puerta y los 3 tipos empezaron a hablarse entre si y pusieron todas las cosas en el maletín, abrieron la puerta y yo vi a muchas personas de vigilancia, en eso ellos se salieron pero yo empecé a gritar ya que yo creí que me iban a sacar del penal, en eso se salieron y entraron algunas personas de vigilancia, yo entre como en un shock de nervios y empecé a llorar y ellos las personas de vigilancia me preguntaban que qué había pasado, en eso una de las custodias entro con un celular y tomo fotos de mi persona, y les empecé a preguntar “que quienes eran esas personas, que porque los habían dejado pasar, y me contestaron “que ellos no sabían, que había una orden desde hasta arriba y que fue el Director el que dio la orden, en eso llego el Jefe de Turno el Sr. Jorge Mercado y me explico que ellos no sabían nada” y yo empecé a gritar ¡que no era cierto, ya que los custodios habían visto a las personas encapuchadas y no habían hecho nada!. Después llego un medico y me certifico todos los golpes, ya que el jefe de turno lo llamo. Después de casi dos horas de estar ahí esperando con unos de vigilancia, ya que según el Director quería hablar conmigo pero nunca lo hizo, me bajaron a mi dormitorio, yo pedí una llamada a mi abogada pero me fue negada, ya después yo llame a mi mama regresando al dormitorio.
Con lo anterior, yo quiero exponer el miedo y la impotencia que siento al haber sido golpeada, ultrajada y humillada al igual que torturada, para conseguir una confesión de algo que yo no soy responsable, y también el miedo que tengo por mi seguridad y mi integridad y la de mi familia; por favor pido ayuda, que esto lo sepa toda la sociedad ya que no es justo que las autoridades se presten al juego de esta señora y que si es que creen que somos sospechosos no hagan las investigaciones legales y se practique la tortura como medio para conseguir la confesión que quieren. Señalo a la señora Isabel Miranda de Wallace por todo esto, al Director del Penal como responsable de haber dejado entrar a esta gente, y quiero comentar que cuando llegue a México, en el aeropuerto la señora Miranda estaba esperándome y aunque yo no quería, me metieron para hablar con ella y me amenazo, por eso creo que ella es responsable de todo esto.

PD. Esta es la primera carta que mandó Brenda, por eso la seañalo con el número uno, habrá más donde seguirá denunciando este indignante caso. Después de esta carta fue trasladada a las Islas Marías y luego a Tepic, en donde igualmente siguió siendo torturada.