Archive for the ‘MADRE MALDITA’ Category

MADRE MALDITA

octubre 17, 2014

prostituia a hija

Si a cualquiera le dicen que a una persona la han sentenciado a 47 años de cárcel de seguro lo primero que se piensa es que ha matado a alguien, pero no, hay sentencias con ésta cantidad de años que nada tiene que ver con homicidios sino con sexo. Por increíble que parezca hay delitos sexuales más castigados que crímenes verdaderamente bárbaros, como aquel que secuestra, viola y descuartiza a una niña de 6 años y le dan 20 años de sentencia, pero conozcamos esta historia de verdadera injusticia además de absurda.
A 47 años fue condenada María Virginia Ramírez García acusada de trata de blancas y corrupción de menores.
Virginia tiene cinco hijos, de los cuales tres participan en esta tenebrosa historia. Un menor de 14 años, Danahi, la principal protagonista y quien en ese entonces está por cumplir los 16 años y otra hija veinteañera casada y embarazada.
Virginia, una mujer madura, confiesa en esta entrevista haber sido adicta a cierta droga, sin embargo dejó el vicio además de que para conseguirlo nunca tuvo que delinquir.
La mujer es humilde y trabajadora, la familia vive en una habitación de hotel en la colonia Guerrero del DF. Apiñados en esa habitación Virginia trata de sacar a sus hijos adelante, para ello, además de trabajar en el hotel se da tiempo para ir a lavar ropa ajena, pero está la oveja negra de la familia y ésta es Danahí.
La joven es detenida varias veces y trasladada a la agencia del menor. Sus acusaciones van de robo a casa habitación a celulares, además de ser fárdera, estás son las mujeres que se meten en las grandes tiendas a robar mercancía y por supuesto, cae en el vicio de la droga, siendo adicta a los solventes. Danahí es el grave problema de esta madre trabajadora quien se ve una y otra vez envuelta en los problemas de la hija.
Dnahí se junta con un muchacho y comienza a hacer su vida, Existiendo un acta de concubinato que así lo confirma y que Virginia está dispuesta a mostrar a quien se lo solicite, pues se halla en su poder.Este concubinato de hecho, debería eximir de toda responsabilidad a Virginia sobre lo que haga su hija.
Son ya más de las doce de la noche, comienza un nuevo día,el 12 de octubre del 2012, cuando dos hombres tocan a la puerta de la habitación que ocupa Virginia y su familia, la dicen que son policías y si los puede acompañar un momento; la mujer de inmediato piensa que su hija ya se ha metido en otro problema más. Sale a la calle con los dos agentes y de repente la esposan para subirla de inmediato a un carro. Virginia se lleva una gran sorpresa y protesta ante tal actitud, pues ella no he hecho nada para que la esposen. Comienza su calvario.
La presentan ante el ministerio público y con total asombro la mencionan los cargos, estos son corrupción de menores y trata de Blancas.
Su hija fue detenida junto a un taxista en la calle Pedro Moreno de la colonia Guerrero y éste será acusado de cómplice de Virgínia.
Los periódicos de la ciudad se harán eco de la noticia proporcionada por la policía.
Según estas noticias Virgínia es detenida en la calle cuando entregaba a su hija a un cliente y junto a ella se encontraba su cómplice que no era otro más que el taxista, también corrompía a su pequeño hijo, a quien mandaba a comprar droga para ella y a buscar clientes para su hermana.Así mismo las noticias cuentan que el detenido era el encargado del hotel, siendo de igual manera falso, como estamos viendo.
La versión que nos cuenta Virgínia, digna de todo crédito, es otra.
La detención se efectúa en el hotel como ya se menciona y la encargada, que no encargado, testifica que la puerta del hotel la cierra a las doce de la noche y ya no deja pasar a nadie, pero esa noche dejó pasar a los dos policías pensando que llevaban algún encargo para Virginia y sin sospechar que eran policías. La mujer quedó en total libertad y nunca fue detenida.
La propia Danahí declarará que ella hizo la parada a un taxi y de nada conocía al taxista ni su madre tiene nada que ver con lo que la acusan, sin embargo la obligan a declarar contra su madre.
Virginia padece malos tratos para que confiese dedicarse a la trata de blanca y prostituir a su hija, más en todo momento se declara inocente.
A la otra hija la golpean para que declare que sabía a lo que se dedicaba su madre y la pasean por varios hoteles para que identifique a dónde llevaba su hermana a los clientes, e igualmente es golpeada, más en todo momento, la embarazada mujer, niega lo que pretenden que declare, esto la lleva a tener un parto prematuro y complicado.
Virginia es enviada a Santa Marta Acatitla mientras Danahí y su hermano quedan bajo custodia en la casa del menor.
Danahi se fugará de la casa hogar y va a refugiarse con su abuelo materno, éste la entrega a las llamadas autoridades y la devuelven a la casa hogar. Una vez más volverá a fugarse, esta vez tan sólo hará una llamada telefónica a su abuelo para decir que está bien pero ya no va a volver a ver a nadie hasta que cumpla los 18 años, entonces hablará.
La desaparición de Danahí es denunciada a la organización que se dedica a buscar menores desaparecidos CAPEA, ésta publicará una foto de Danahí pero no corresponde a ella.
Al niño ya le han permitido ver a su madre.
Virginia es visitada por su padre y su madrastra, quien la llena de atenciones, así mismo la visita su propia madre.
-Por qué crees que te culpan de esto -le pregunto.
-No lo sé, supongo que no tienen a quien detener de los que en verdad cometen estos delitos y agarran al primero que se les presenta.
Algo que de sobra sé que es cierto, he conocido en prisión muchos casos así.
Cuenta que detuvieron a dos jóvenes muchachas que conocían a Danahí, una, tras presión, dijo que sí conocía a la mamá de Danahí, posteriormente confesaría que no era cierto, la otra en todo momento manifestó no conocerla, al parecer, ambas muchachas se dedicaban a la prostitución siendo menores de edad.
Para su defensa, siendo Virginia una mujer de bajos recursos, la asignaron una abogada de oficio, quien no tubo mejor idea que decirle a Virginia que lo mejor era que se declara culpable, lo que nunca hizo con justa razón. Así actúan los abogados de oficio.
Algo que me comentó y lo sé no sólo por otros casos sino hasta por el mio propio, es que le dieron una declaración para que la firmara y en la cual se declara culpable. Así se actúa para fabricar culpables.
Terminamos la entrevista, comienzo la de la custodia publicada y cuando termino veo comida en la mesa, se la ha traído la madre de Virginia. Me invita a unos tacos, son unas deliciosas carnitas.
No tengo duda que esta mujer es inocente y que dejará su vida en la cárcel si alguien, con verdadero sentido de justicia, no hace algo por ella. Una verdadera pena, algo indignante, que esto puedo suceder.
¿Hasta cuando gente buena e inocente dejaran de sufrir el tremendo martirio de perder la libertad para que las llamadas autoridades digan o muestren que cumplen con su trabajo?
No tengo duda que cualquier buen abogado la hubiese sacado libre, pero así es, el pobre ni tiene medio para defenderse de falsas acusaciones.

Anuncios