LA TORTURA

Tortura siglo XVIII

Tortura siglo XVIII


No voy a hacer un artículo profundo de la tortura, de la historia de este grave mal que siempre ha aquejado a la humanidad, quien quiera conocer la historia más a fondo, como la mentalidad enferma de los torturadores, desde cuándo se ejerce esta mal, motivos, etc. puede checar Wikipedia y encontrará todo lo necesario al respecto, aquí sólo voy a hacer un compendio de este método vergonzoso con el que se termina enviando a la cárcel a muchos inocentes.
Hace muy poco y en otro lugar pienso hablar de esto, me informan de cómo para arrancar una confesión a una mujer, le ponen delante a su hijo, un niño, le apuntan con una pistola y le dicen a la madre que si no confiesa lo que quieren van a disparar al niño ¡Terrible!
La anterior es una tortura psicológica, muy empleada por los torturadores, como decir al preso o presa que van a matar a tu familia, que van a violar a la esposa, a la hija, etc.
Junto a este tipo de tortura está la física, en la que el pres@ se arrepiente hasta de haber nacio y la gran mayoría termina firmando una declaración de culpabilidad totalmente falsa, son muchos los que hasta se orinan en los pantalones.
Toques electricos en los testículos, bolsas de plastico en la cabeza para que sientas axfisia, violaciones, la bañera, donde te meten la cabeza en agua sucia para que sientas que te estás ahogando, golpes por todo el cuerpo, etc. son las torturas que gente enferma hacen a sus víctimas.
Todos pudimos ver en televisión a Elena Ontiveros, donde sin un mínimo de vergüenza la presentan con más que evidentes signos de tortura. Con el terrible dolor reflejado en el rostro, la mujer no podía ni andar. En el blog pueden ver la carta escrita por ella, en donde denuncia las torturas y clama su inocencia.
Las torturas a Ontiveros era para que se declarara culpable de haber sido la mujer que en un falso retén policiaco paró al carro en el que venía el jóven Martí con su chofer y su guardaespaldas, los cuales fueron secuestrados y luego asesinados el joven y uno de los acompañantes. Pero resulta que esa mujer ya había sido detenida y encarcelada en Santa Martha y hasta reconocida por el superviviente ¿Luego entonces cómo iba a haber otra mujer en donde sólo había una?
Y tenemos, cómo no, el caso Wallace. Se me criticaba en mi anterior blog que escribía mucho del caso y así es, pero no es por capricho sino que es el caso del que más información tengo y en el que más participan los amig@s.
Aquí tenemos a una mujer, Juana Hilda Gónzalez Lomelí, que en la PGR, sin abogado que la asista y habiendo sido trasladada del arraigo, todo ilegal, confiesa que ella mató a Hugo Alberto Wallace e inculpa a otras personas. Fuera de la PGR, ante juez y ante todo el que la ha querido escuchar dice que todo es falso y su declaración, incluyendo video, la hizo bajo tortura.
Unos puntos para aclarar: Quien más contradice la declaración de Hilda es ni más ni menos que la propia señora Wallace. Hilda confiesa que va al cine con Hugo, del cine van a su departamento, prende la luz y sale la banda, forcegean con hugo y éste muere, lo meten al baño en donde lo destazarán. La señora Wallace dice que estando junto a la camioneta se le acerca una persona y la dice que vio como entre dos hombres bajaron a un jóven a fuerzas, luego en el edificio ve a un niño y éste le dice que a la noche hubo mucho escándalo, hasta un tiro se escuchó y entre dos personas bajaban a otra que iba sangrando, la sangre la tuvo que limpiar la madre del propio niño. Como se puede ver, unas grandes contradicciones que confirman que todo es una farsa.
Ahora, lo más importante, en qué cabeza cabe que sin tortura de ningún tipo alguien se va a echar la culpa de un crimen para luego, ante juez y ante el mundo vaya a decir que es inocente.
Aquí hay algo muy importante que todo el mundo debería conocer. Cuando eres detenido y te van a acusar de algo, el propio ministerio público te presenta una declaración para que la firmes. Es decir, ellos están declarando en tu lugar. En mi caso, me presentan esa declaración en donde dice en la primera cuartilla que tocaron la puerta de mi casa, la abrí, me enseñaron la orden de cateo y les dejé pasar, lo cual es totalmente falso, me detuvieron en la calle y entraron en mi casa con mis propias llaves, ni me enseñaron órden de cateo ni la de detención. Volteo una cuartilla y en otro dice que tenía el arma en mi casa y que me dedico también a vender armas que me las da ETA. Ante semejante falsedad obviamente no firmo nada y a la larga será lo que me saque de la cárcel. Ahora bien, se imaginan que yo hubiese firmado eso y que al llegar al juez le hubiese dicho que todo era falso, que me habían torturado y por eso firmé. Está claro que no firmé porque nadie me torturó, por el contrario, el trato siempre fue correcto y hasta amable y por eso no firmé, si me hubiesen torturado puede ser que me hubiese declarado culpable y hasta hubiese afirmado que tenía no un arma sino hasta una bomba nuclear.
En otro caso similar está Florence Cassec, ella nunca declaró torturas, por lo mismo, desde su detención y hasta su salida, se declaró inocente.
Está por demás claro, A juana Hilda le presentaron una declaración que tenía que firmar a fuerzas y a fuerzas la firmó, por lo tanto fue torturada y no hay vuelta de hoja. Declaración bajo tortura es declaración falsa y debe ser anulada, por lo tanto, y ya partiendo de aquí, nadie del caso Wallace debería estar en prisión.
Bestialmente torturado ha sido Cesar Freire y nunca se ha declarado culpable, sí ha dicho dispuesto a declararse para que lo dejaran en paz a él y a su familia, pero lo que no ha podido decir es dónde dejaron el cuerpo de Hugo porque no tiene ni idea de tal crimen.
Curioso, en diciembre del 2010 ante la televisión dice la Wallace que Cesar ha confesado en donde dejaron el cuerpo, él lo tiró en un canal en bolsas de plástico. ¡Falso! Freire en ese tiempo fue sacado de la cárcel en elicoptero y llevado a un campo militar, en donde recibió tales torturas que por tres meses no dejaron verlo a su familia. El 12 de mayo del 2012, en el programa de Historias Enlazadas, canal 13 de TV Azteca, entrevistan a la Wallace. Dice la entrevistadora: “Los peores momentos de la señora Wallace es cuando se tiene que enfrentar al asesino de su hijo Cesar Freire, sin embargo éste nunca confiesa dónde dejó el cuerpo” ¿En qué quedamos?
Días después de la falsa declaración de Freyre, detienen a Jacobo, corrabora en un absurdo montaje la declaración de Hilda, más o menos, pero todo esto es tan absurdo, que comete otra contradicción con lo que supuestamente había dicho Freyre, resulta que ahora el cuerpo lo dejan en un terreno baldío y no en un canal. Jacobo fue bestialmente torturado, por más que en una pantomima la señora le levantara la camisa y no le bajó los pantalones porque hasta se hubiese olvidado de quién era su hijo. Por lo mismo, cuando Jacvobo llega ante el juez denuncia las torturas y desmiente todo.
Y que decir de Brenda Quevedo. Lo que han hecho con esta muchacha no tiene madre. La dignidad y resistencia de Brenda Quevedo son por demás admirables, por más que la han torturado no han conseguido que fierme una culpabilidad que no tiene. No voy a contar aquí sus torturas porqwue ya estan en el blog y pueden verlas en las Cartas de Brenda y Habla Brenda, pero viene la pregunta ¿Para que madres, va a decir una mujer que la torturan estando en la cárcel y sin haberse declaro culpable en ningún momento? ¿Me lo puede explicar alguien, porque yo no lo entiendo? He estado en prisión en México, he sido detenido en Francia, conozco mil casos de presos del gobierno español y jamás he oido a nadie que haya sido torturado en la cárcel, salvo a los del caso Wallace. Y es que vean, la señora dice que es mentira que se les tortura. ¡Cuánto cinismo! Incluso en el caso Brenda ya hay documentos que testifican las torturas en prisión. Cómo se puede negar que hayan torturado a esta gente.
Luchar contra la tortura es una obligación de todos, pues mañana puede ser cualquiera quien vaya a prisión acusado de algo que no hizo, y lo más grave, echandose la culpa porque fue torturad@.
Repito, acusación bajo tortura debe ser anulada y de hecho así lo marca la ley, no se puede declarar si no se desea, sin que este presente un abogado nombrado por el detenido o en su defecto alguien de su entera confianza.
Señora Wallace, ya no mienta tanto, usted no sólo sabe que los acusados falsamente de asesinar a su hijo han sido torturados si no que es usted quien manda a los torturadores y esto es algo que el mundo debe conocer, porque no creo que en el mundo haya un caso semejante.
Denunciemos la tortura sin miramientos, hay que acabar con este mal en el planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: